English | Spanish | Chinese (Simplified)

Obtenga respuestas a algunas de las preguntas más comunes que las personas hacen sobre la vacuna contra el COVID-19, incluso la ciencia detrás de la vacuna, la disponibilidad, la elegibilidad y los efectos secundarios.

Acerca de la ciencia de la vacuna

El ARN mensajero (ARNm) es una tecnología utilizada en las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna que ayuda al cuerpo a protegerse contra el COVID-19.

No, no manipula su ADN. El ARNm no se acerca al ADN celular. En cambio, el ARNm le da instrucciones a las células del cuerpo. En la vacuna contra el COVID, esas instrucciones les indican a las células del cuerpo cómo hacer una parte del virus que causa el COVID-19. Cuando el cuerpo produzca esta proteína, el sistema inmunitario reconocerá que no le pertenece y comenzará a combatirla; para ello, generará anticuerpos. Es importante destacar que la proteína por sí misma no le causa COVID-19 a usted.

Básicamente, el ARNm prepara al cuerpo para combatir una infección por COVID-19 sin llegar a contagiarse de la infección. Las “instrucciones” del ARNm se degradan rápidamente y no duran más de un par de días después de la administración de la vacuna.

En algunos informes de medios de comunicación se ha indicado que el ARNm puede afectar la fertilidad de una mujer: estos informes no tienen ninguna base científica; no existe ninguna relación entre la administración de esta vacuna y la fertilidad o el embarazo.

Hay pequeñas diferencias en cómo se fabricaron estas vacunas y en algunos de sus componentes, pero estas diferencias no afectan al receptor de la vacuna. Ambas son seguras y notablemente eficaces. Una de las diferencias es el tiempo entre que se recibe la primera y la segunda dosis:

  • En el caso de la vacuna de Pfizer: 21 días después de la primera dosis
  • En el caso de la vacuna de Moderna: 28 días después de la primera dosis

Otras diferencias son el modo en que se almacenan las vacunas y las diminutas moléculas de grasa (lípidos) que cubren el ARNm para ayudarle a llegar a las células. No hay otras diferencias funcionales ni variaciones en eficacia o en seguridad.

Una vacuna de vector contiene el material genético de un virus seguro (por ejemplo, el adenovirus) que se creó para que no se pueda replicar y, por lo tanto, no pueda causar enfermedad. La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson/Janssen es una vacuna de vector, y también lo son otras vacunas contra el COVID que están en desarrollo. El gen que codifica la proteína de la espícula del coronavirus se empalmó en esta cadena principal vírica inerte. Una vacuna de vector contiene el material genético de un virus seguro (por ejemplo, el adenovirus) que se creó para que no se pueda replicar y, por lo tanto, no pueda causar enfermedad. La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson/Janssen es una vacuna de vector, y también lo son otras vacunas contra el COVID que están en desarrollo. El gen que codifica la proteína de la espícula del coronavirus se empalmó en esta cadena principal vírica inerte.

Cuando usted recibe esta vacuna, el adenovirus se transporta rápidamente a las células musculares del brazo (donde se colocó la inyección), lo que permite sintetizar la proteína de la espícula. Cuando el cuerpo produzca esta proteína, el sistema inmunitario reconocerá que no le pertenece y comenzará a combatirla; para ello, generará anticuerpos. Al igual que sucede con las vacunas de ARNm, la proteína de la espícula por sí misma no le causa COVID-19 a usted.

Es bueno, en especial para las personas que tienen alergia al huevo. Estas vacunas son lo más simple que se puede conseguir en una vacuna. Esa simplicidad es algo bueno. Significa que la vacuna es segura para las personas que tuvieron reacciones alérgicas a otras vacunas en el pasado. También les permite recibir la vacuna a personas inmunodeprimidas o embarazadas.

Todo es cuestión de disponibilidad y almacenamiento. La vacuna de Pfizer se debe mantener a -112 grados Farenheit (-80 grados Celsius) hasta 2 semanas antes de su uso. Por el contrario, la vacuna de Moderna se mantiene en un congelador estándar y la vacuna de Johnson and Johnson se almacena en un refrigerador. Esta es una de las razones principales por las que en algunos lugares se les da a las personas una vacuna en vez de la otra. La vacuna de Moderna también se puede conservar más tiempo después de que se descongele, mientras que la vacuna de Pfizer se tiene que utilizar en un plazo de pocos días.

No. Cada una de las vacunas aprobadas recibió autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA), y cumple con el mismo objetivo: evitar que contraiga el virus que causa el COVID-19. Una vacuna no es mejor que la otra, solo son diferentes en la forma de lograr este objetivo. La mejor vacuna es la que le ofrecen primero.

Es muy común que los virus muten o cambien y, a su vez, creen nuevas variaciones. De hecho, hay numerosas variaciones del virus que ya causa el COVID-19 en los Estados Unidos y en todo el mundo. La variante que surgió en el Reino Unido puede propagarse con más facilidad, pero no causa un tipo distinto de enfermedad. Los científicos investigan cómo funcionan las vacunas contra las variaciones y, hasta ahora, han descubierto que las vacunas siguen siendo eficaces, aunque su eficacia pueda verse un poco disminuida. Esta es una razón más por la que vacunarse tan pronto como se le ofrezca es una excelente idea.

Sabemos que estas vacunas son muy exitosas para evitar que las personas se contagien de la enfermedad por coronavirus (COVID). Lo que no sabemos es si evitan que las personas se contagien del todo con el virus, aunque los nuevos datos indican la buena noticia de que también lo hacen. Aunque una persona vacunada contrajera el virus, es casi seguro que no presentaría síntomas, por lo que la cantidad de virus que propagaría a través de la tos y los estornudos sería mucho menor. Sin embargo, por esta razón las personas vacunadas tienen que seguir usando una mascarilla y permanecer a 6 pies de distancia de otras personas.

Acerca de la distribución de vacunas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) dan orientación y, luego, los gobiernos estatales y locales planifican la distribución.

En nuestra área, la Ciudad de Filadelfia y el Departamento de Salud Pública de Filadelfia (Philadelphia Department of Public Health) son responsables de indicar quiénes se vacunan en primer, segundo y tercer lugar, y cómo se distribuye la vacuna. Se les han proporcionado suministros de vacunas a muchos de los hospitales y proveedores de atención médica para que los trabajadores de atención médica y pacientes de alto riesgo puedan recibir la vacuna lo más rápido posible. Además, el gobierno les da a farmacias como Rite Aid dosis de la vacuna para que se distribuyan a los miembros de la comunidad, y se abran lugares de vacunación masiva, por ejemplo, el Centro de Convenciones (Convention Center).

El plan de distribución se actualiza con frecuencia, por lo que recomendamos que consulte periódicamente el sitio web de la Ciudad (o el sitio web del condado donde usted vive) para obtener esas actualizaciones y saber si es elegible.

No. Cada hospital o consultorio médico puede tener su propia política. Independientemente de si un empleado ha sido vacunado o no, deberá seguir las directrices actuales, como usar mascarilla y gafas de seguridad, y mantener 6 pies de distancia de otras personas siempre que sea posible.

El suministro de vacunas en Filadelfia proviene principalmente de la Ciudad de Filadelfia. Otros condados del área reciben sus propios suministros y siguen sus propios planes de distribución. El gobierno local determina la cantidad que recibe cada centro de distribución, cuándo la obtiene y quién es elegible para recibir la vacuna. Consulte el sitio web de su condado local para obtener información actualizada.

Temple Health ofrece vacunas a los residentes de Pensilvania mayores de 12 años. La Ciudad de Filadelfia y el Estado de Pensilvania se encuentran en la Fase 2 del lanzamiento de la vacuna, lo que significa que todas las personas mayores de 12 años son elegibles para la vacuna.

La Ciudad de Filadelfia dirige clínicas de vacunación masiva para residentes de Filadelfia que cumplan con los criterios de la fase actual. Obtenga más información y regístrese para una cita.

Además, hay un programa federal que permite a farmacias minoristas obtener vacunas y distribuirlas a nivel local. Visite vaccinefinder.org/search para descubrir si una farmacia cercana a su área tiene la vacuna disponible.

En la actualidad, Black Doctors COVID-19 Consortium también dirige clínicas en toda Filadelfia. Visite el sitio web para obtener más información.

No. No hay ningún dispositivo de rastreo ni microchip en la vacuna. Los únicos ingredientes de la vacuna son aquellos que evitarán que se contagie del COVID-19. En el exterior del vial de la vacuna, hay un chip para que las dosis se puedan rastrear hasta el lugar donde se distribuyen. Pero este chip no entra en la vacuna, ni en el cuerpo.

Acerca de recibir la vacuna

La vacuna se administra a través de una inyección (un pinchazo) en el músculo del brazo. Es la misma forma en que la mayoría de las personas recibe una vacuna contra la gripe. Un profesional médico capacitado, como un médico, enfermero o farmacéutico le administrarán la inyección.

Después de recibir la vacuna, deberá esperar aproximadamente 15 minutos para asegurarse de no tener una reacción alérgica. ¡Tenga en cuenta que eso es sumamente raro! Sin embargo, si tiene problemas o preguntas, los profesionales de atención médica estarán cerca para atenderlo. Antes de irse, recibirá instrucciones sobre cómo programar su segunda dosis.

El efecto secundario más común es el dolor y enrojecimiento del brazo, lo que puede durar unos días, o incluso una o dos semanas después de la administración de la vacuna.

En el caso de las vacunas de ARNm de Moderna y Pfizer, los efectos secundarios son más comunes después de la segunda dosis que de la primera dosis. Puede tener cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular o fiebre después de las dos dosis, pero son más comunes después de la segunda dosis.

En la mayoría de las personas, estos síntomas no duraron más de un día. Los efectos secundarios no significan que usted tenga COVID-19, sino que prueban que el cuerpo responde bien a la vacuna.

Es importante destacar que si NO tiene síntomas, no debe preocuparse: el cuerpo también responde de manera eficaz, usted está en el grupo de los afortunados que no tienen estos efectos secundarios. Obtenga más información sobre posibles efectos secundarios.

La FDA ha recomendado que NO tome analgésicos ANTES de recibir la vacuna. Una vez que reciba la vacuna, si tiene efectos secundarios, como dolor de brazo o fiebre, puede tomar medicamentos, como Aspirina, Motrin o Tylenol.

No. No hubo casos de reacciones alérgicas graves (también llamada “anafilaxia”) en ninguno de los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer ni de Moderna. Hubo reacciones alérgicas graves en pocas personas desde el lanzamiento público, pero los administradores de vacunas estuvieron presentes y preparados para manejar la situación.

Cuando reciba la vacuna, deberá esperar al menos 15 minutos para asegurarse de no tener una reacción alérgica. Además, en el lugar se guarda epinefrina (EpiPen©) para tratar a una persona si esta tiene una reacción alérgica.

Si tiene una reacción alérgica grave a la primera dosis, se recomienda que no reciba la segunda dosis. Si tuvo una reacción alérgica grave a una vacuna o a otras inyecciones en el pasado, hable con su médico acerca de si debe recibir la vacuna contra el COVID.

Ambas vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna) consisten en dos dosis. A menos que tenga una reacción alérgica grave, no hay razones comunes para omitir una segunda dosis. La segunda dosis es importante para asegurarse de que obtenga el beneficio máximo de la vacuna.

Los científicos y los médicos creen que la mayoría de las personas que se contagian del virus tienen anticuerpos que duran de 2 a 3 meses. El riesgo de que se contagie del virus otra vez dentro de esos 90 días es muy bajo. En la orientación de los CDC se declara que las personas que tuvieron el virus pueden esperar para vacunarse durante esos 90 días.

Pero si pasaron 14 días después de obtener resultado positivo en su prueba y los síntomas desaparecieron, puede recibir la vacuna de inmediato. En el caso de la vacuna de Pfizer o de Moderna, aun así debe recibirla lo más cerca posible del intervalo de seguimiento de 21 o 28 días. Solo asegúrese de que ya no tenga síntomas para evitar transmitirle el virus a la persona que lo vacuna.

Si tuvo parálisis facial en el pasado, no impide que reciba la vacuna. Aun así, debe vacunarse. Las únicas razones para no vacunarse son los antecedentes de reacciones alérgicas graves o anafilaxia causadas por otras vacunas. Si tiene inquietudes, hable con su médico para saber qué es lo más adecuado para usted.

Hay pocos datos disponibles sobre cómo las vacunas de ARNm afectan a las personas que están embarazadas o en período de lactancia. Sin embargo, los expertos, incluso todas las sociedades médicas pediátricas, creen que según el funcionamiento de las vacunas de ARNm, es poco probable que las personas embarazadas tengan un mayor riesgo de sufrir efectos secundarios. Si está embarazada o amamantando, hable con su médico para que le ayude a tomar la decisión de vacunarse o no.

La decisión de recibir la vacuna debe tomarla con la ayuda de su médico. Por lo general, el riesgo de los efectos secundarios de la vacuna no es diferente para las personas que tienen estas afecciones. De hecho, a veces, aquellas personas que tienen sistemas inmunitarios más débiles tendrán menos efectos secundarios de las vacunas.

Pero el riesgo de tener una enfermedad más grave a causa del COVID-19 es mayor para las personas que tienen estas afecciones y, por lo tanto, la recomendación general es que las personas con trastornos inmunológicos aun así reciban la vacuna.

Sí, usted es elegible para recibir la vacuna. Comuníquese con el investigador principal del ensayo clínico primero para informar que le ofrecieron vacunarse y que tiene la intención de hacerlo. Una vez que se haya vacunado, ya no podrá participar en un ensayo clínico más adelante.

Una vez que se haya vacunado, estará mucho más seguro de no enfermarse con COVID, pero aun sigue siendo posible que pueda transmitir el virus a otra persona. Aun así debemos usar mascarillas y permanecer a 6 pies de distancia. Todas las precauciones establecidas deben mantenerse hasta que un porcentaje alto de personas se vacunen. Pero las vacunas significan que estamos más cerca que nunca de finalizar la pandemia.

Si recibió la vacuna, anime a sus amigos y familiares a hacerlo también, y refiéralos a este centro si tienen preguntas que usted no puede responder. También puede consultar las directrices más recientes de los CDC una vez que esté completamente vacunado.

Acerca de los ensayos clínicos de vacunas y el proceso de desarrollo

Las primeras 3 vacunas disponibles para el público son de las compañías farmacéuticas Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson and Johnson. Estas vacunas se han sometido a ensayos de seguridad al igual que otras vacunas. Decenas de miles de personas las recibieron durante las fases de los ensayos clínicos y ahora millones de personas se han vacunado con cada una de ellas.

Salvo una pequeña cantidad de reacciones alérgicas (que se pueden abordar fácilmente y que se producirían durante el período corto de observación después de la administración de la vacuna), NO se produjeron efectos secundarios serios ni imprevistos en ninguno de estos millones de personas.

Se demostró que estas 3 vacunas son eficaces, lo que significa que la gran mayoría de las personas que las reciben adquieren inmunidad contra el COVID-19. Específicamente, son inmunes a la infección por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

La respuesta fácil es que no teníamos elección: miles de personas morían todos los días. En comparación, el récord anterior de rapidez en el desarrollo de vacunas era de 4 años. Una serie de factores hicieron que el proceso fuera más rápido esta vez:

  • La tecnología del ARNm que se utiliza en las vacunas de Pfizer y Moderna ya había estado en desarrollo durante más de 10 años. Recién incorporaron esta cadena particular de coronavirus en el proceso de desarrollo del último año.
  • Los investigadores pudieron evaluar la seguridad y eficacia de las vacunas al mismo tiempo en lugar de una después de otra.
  • Todos trabajaron juntos en un objetivo de alta prioridad. Los fabricantes de productos farmacéuticos se asociaron entre sí y lograron que el gobierno participara muy pronto.
  • No hubo períodos de inactividad entre las fases del ensayo. Los investigadores, los científicos, las compañías farmacéuticas y las agencias gubernamentales se aseguraron de que no hubiera demoras en ninguno de los pasos.
  • Decenas de miles de personas se ofrecieron como voluntarios inmediatamente para participar en los ensayos clínicos.

Es importante destacar que, aunque estas vacunas se aceleraron, no se recortaron presupuestos en ninguno de los ensayos de seguridad. Lo único que se recortó fue el papeleo.

Sí. Los miembros del grupo asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos(FDA), que es el grupo que emite la autorización para las vacunas, no son todos empleados del gobierno federal. Son científicos e investigadores de organizaciones académicas y clínicas de todo el país que observan eso de forma independiente.

Las directrices de los CDC cambiaron durante esta pandemia, lo que puede parecer que son indecisos o que no se puede confiar en ellos. Eso significa verdaderamente que la información acerca de este virus cambia todos los días; por lo tanto, las recomendaciones de los CDC también pueden cambiar cuando descubren más información.

Todas las empresas han demostrado apertura al divulgar sus datos y pruebas. Las investigaciones se revisaron y se seguirán revisando de forma externa mediante científicos y médicos que no forman parte de la compañía para garantizar exactitud, transparencia y comentarios.

Durante una emergencia de salud pública, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. puede permitir que se usen productos médicos no aprobados para diagnosticar, tratar o prevenir enfermedades serias cuando no existan otras opciones adecuadas, aprobadas y disponibles. Si las pruebas demuestran que los pacientes se han beneficiado del producto médico en los ensayos clínicos, y que los medicamentos o las vacunas son seguros, la agencia puede emitir una EUA para ponerla a disposición del público.

Las primeras vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna demostraron resultados positivos en los ensayos clínicos. Las compañías les mostraron estos resultados a la FDA, y dicha institución les dio una EUA a estas vacunas. Eso permitió que las vacunas estuvieran disponibles inmediatamente mientras se siguen recopilando más datos. Una vez que se informan datos suficientes, la FDA evalúa las vacunas para su aprobación.